Compartir en:

CIUDAD DE MEXICO, 30 de enero de 2020.- El pasado 6 de mayo de 2020 la Secretaría de Economía, a través de la Dirección General de Facilitación Comercial y de Comercio Exterior, emitió la convocatoria para participar en la Licitación Pública Nacional para importar de cualquier parte del mundo 38 millones 500 mil kilogramos de filetes de pescado, frescos o refrigerados y congelados, misma que apareció publicada en el Diario Oficial de la Federación el 20 del mismo mes y año.

En la emisión de dicho cupo no se consideró la situación de la producción nacional, ni se consideró la opinión de los integrantes de dicha cadena productiva.

Ante esta situación, las Diputadas Federales por Yucatán María Ester Alonzo Morales y Dulce María Sauri Riancho, presentaron ante la Comisión Permanente de la Cámara de Diputados un punto de acuerdo para exhortar al Ejecutivo Federal, para que a través de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, se implementen programas para rescatar al sector pesquero nacional, particularmente la reactivación del subsidio de combustible para actividades pesqueras, se refuercen los mecanismos para la certificación de productos importados y se realicen campañas de difusión para incentivar el consumo de pescado nacional.

Este llamado, también solicita a la Secretaría de Economía, para que remita a la Cámara Baja un informe detallado de las condiciones de abasto y la oferta nacional de filetes de pescado frescos o refrigerados y congelados que justificaron la emisión de la convocatoria en cuestión; así como los elementos que fueron tomados en cuenta por dicha dependencia para no afectar a la producción nacional.

Al respecto la Legisladora Alonzo Morales, señaló que en la actualidad los 300 mil pescadores ribereños de México se ven envueltos en una severa crisis por la pandemia del Covid-19, debido al desplome en las ventas, la eliminación del subsidio al diésel marino y el embargo por parte de Estados Unidos de América, crisis que se agrava con la apertura del cupo de importación de 38 mil toneladas de filete de pescado fresco, refrigerado o congelado libre de impuestos.

Precisó que, de esta forma, el mercado nacional será inundado de filetes de pescado de mala calidad, en su mayoría congelados desde hace por lo menos seis meses, de los conocidos como «Blanco de Nilo» (Tilapia) o «Royal Asia» (Bassa o Pangasius), procedentes principalmente de China y Vietnam, con aditivos para su conservación y exceso de agua, de acuerdo con fuentes del sector.

Alonzo Morales, manifestó con preocupación que se puede vislumbrar que la industria pesquera nacional está atravesando una crisis, misma que se acrecentará con la apertura del cupo, ya que la oferta de pescado en el mercado interno se satisfará con pescado externo, lo que aminorará la capacidad de recuperación del sector pesquero.

“Es importante que la Secretaría de Economía realice el estudio a que está obligada para evitar afectaciones a la producción nacional de tilapia y bagre”, señaló.

“Asimismo, es necesario que el Ejecutivo Federal implemente acciones concretas a favor del sector pesquero mexicano, para que pueda subsistir dicho sector y las familias que dependen de ellos, tales como la reactivación del subsidio de combustible para sus actividades pesqueras”, finalizó.

Compartir en:

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *