Compartir en:

MERIDA, YUCATAN, 14 de abril de 2021.- Cerca de diez centenar de colonias y fraccionamientos de esta ciudad amanecieron hoy con baja presión en el suministro de agua potable lo que se tradujo en que el líquido no suba a los tinacos y puso en jaque a miles de usuarios.

De acuerdo con un reporte de la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Yucatán (JAPAY), el asunto se debe a la combinación de diversos factores, como el intenso calor, alta demanda del producto acuoso y fallas en el servicio de electricidad, provocaron que el líquido llegue con baja presión, especialmente en el oriente, sur y poniente de la urbe.

Los reportes recibidos de colonias como Vicente Solís, Unidad Morelos, Salvador Alvarado Sur, Cinco Colonias, Vergel, Leandro Valle, Polígono 108, Brisas y Juan Pablo II están siendo atendidos.

La JAPAY es un usuario más de la CFE y como tal depende de la paraestatal para mantener al 100% la operación de sus equipos, de manera que las fallas en el suministro de energía afectan, a su vez, el servicio de agua.

Sin embargo, un ejército de trabajadores de la Junta de Agua Potable labora a marchas forzadas para que no falte el vital líquido en los hogares. En ese sentido, de los 371 mil usuarios que tiene la JAPAY, el porcentaje de afectación es mínimo comparado con los que no tienen ningún problema con el agua en sus casas y establecimientos.

De acuerdo con datos de la JAPAY, en épocas de calor como la actual la demanda de agua se incrementa 30% y si se le suma que, debido a la contingencia sanitaria, la mayoría de la gente permanece en su casa el consumo se dispara aún más, lo que puede propiciar momentos de baja presión.

Asimismo, por las altas temperaturas los usuarios consumen también más energía eléctrica por el uso de ventiladores y aires acondicionados, lo que sobrecalienta las líneas de transmisión de la CFE y produce las fallas y variaciones de voltaje que, finalmente, repercuten en los equipos de la JAPAY.

Es así como la suma de estos tres factores: las altas temperaturas, que han llegado a producir una sensación térmica de hasta 47 grados a la sombra, un aumento considerable de la demanda por el calor y las fallas en el suministro de energía representan un reto para los trabajadores de la JAPAY, quienes laboran las 24 horas los 365 días al año para garantizar que no falte agua en los hogares.

Compartir en:

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *