Compartir en:

MERIDA, YUCATAN, 29 de junio de 2021.- El gobierno panista del Estado y empresarios locales planean el despojo más grande en la historia en Yucatán. Grupo Vive está por cerrar una operación para la compra de las 300 hectáreas de la Universidad de Chapingo, a un lado de Cabo Norte. El metro cuadrado en esta zona está entre dos y tres mil pesos

A cambio «donarían» $300 millones de pesos y 60 hectáreas en Kanasín para la construcción de un nuevo campus de mayores y mejores instalaciones.

El fraude es que no se está licitando nada, y la suma del valor de los terrenos de Kanasín, que son terrenos nacionales obtenidos por la rectificación de colindancias del megafraude Patrimonio Kanasín, más la «donación», asciende a unos $420 millones de pesos, en el escenario más optimista, mientras que el valor de los terrenos actuales de la Universidad de Chapingo asciende a unos $9 mil millones de pesos.

Participa también una financiera ligada a Raúl Paz Alonso, Mauricio Vila Dosal y Ulises Carrillo Cabrera, de nombre Grupo Escorfin, la cual no cuenta con un registro como tal ante la CNBV ni el SAT.

También participarán los del Skypark, Skytower, Skywiew y Skycity, y algunas de las megagranjas recién canceladas, que están vinculadas a Juan Pablo Guillermo Molina, el ex tesorero de Borge que se encuentra prófugo, y que dejó para lavar una cantidad gigantesca de Duarte y de los Cárteles que patrocinó su gobierno.

Investigando entre otros, a Grupo VIVE, de Juan Manuel Ponce Díaz y familia, dueños además del consorcio BEPENSA, que entre otros giros, destaca la producción y franquicia de embotelladoras de Coca-Cola en la Península de Yucatán, en virtud de su participación líder en el “Megafraude Patrimonio Kanasín”, como reveló en diversos medios de comunicación, nos hemos encontrado con la participación imprescindible de Ponce Díaz y de su padre y coimputado, Fernando Ponce García, en la inmensa mayoría de eventos oficiales del Gobierno del Estado, así como en la mayoría de los escándalos inmobiliarios en Yucatán y Quintana Roo de las últimas décadas, en un acierto que casi pudiera considerarse accidental, hemos encontrado el mayor fraude político empresarial hasta la fecha

Resulta que el grupo de Empresarios mafiosos liderado por Grupo Vive, con participación evidente pero oculta a la simple vista, del polémico empresario Rodolfo Rosas Moya e hijos (vinculados con el defraudador nacional Víctor Manuel Álvarez Puga), patrocinadores eternos del Gobernador Mauricio Vila Dosal, al grado de haberle regalado su actual residencia, se aprestan a organizar una licitación simulada para apoderarse de unas 300 hectáreas de la Universidad de Chapingo, colindantes con el lujoso Fraccionamiento Cabo Norte.

Para disimular y adornar tal atraco, estos personajes «donarían $300 millones, y 60 Hectáreas en el Municipio de Kanasín (que además se presumen robadas al amparo del megafraude Patrimonio Kanasín), para la construcción de un nuevo campus de mayores y mejores instalaciones”… a cambio nada más y nada menos de una propiedad valorada en cerca de $9 mil millones de pesos.

El esquema que se pretende utilizar lo conoce a la perfección Ponce Díaz, pues es una réplica del que han aplicado para asignarse los contratos de manufactura de placas vehiculares, a los valores más elevados de todo el país durante 3 décadas, como lo informamos en su momento.

Participaría igualmente una financiera vinculada a numerosos escándalos, y estrechamente ligada a personajes clave de la política del estado como Ulises Carrillo Cabrera, Raúl Paz Alonso, y al propio Mauricio Vila Dosal, quien ha dado orden de hermetismo y ley mordaza en los escandalosos fraudes de estos personajes al erario

Más aún, de la investigación solicitada a la CNBV y al SAT se desprende que tal financiera no está registrada como tal, ni tiene licencia alguna. Entre las muchas investigaciones abiertas a esta entidad fantasma, destacan proyectos inmobiliarios de alto lujo en la capital yucateca, fondeados con recursos del ex tesorero de Quintana Roo con Roberto Borge Angulo, Juan Pablo Guillermo Molina, en lo que resultaría una de las mayores operaciones de lavado de dinero del país, tanto del exgobernador encarcelado, como de los Cárteles que patrocinó su Gobierno.

¡Vaya descaro de estos mafiosos, pseudoempresarios y políticos, que no tienen límites ni vergüenza alguna!. Más de $8,500 millones de pesos en un solo fraude.

Por si no bastara con un atraco de tal magnitud, en averiguaciones en el Registro Público de la Propiedad del Estado de Yucatán, se encuentra que la misma familia Ponce es también propietaria de más de 200 hectáreas colindantes con las 300 Hectáreas, hasta hoy de la Universidad de Chapingo. ¿Será posible una coincidencia o esto es sólo la continuidad de una conducta delictiva sin límites

Hemos buscado sin éxito una entrevista con el Director del Centro Regional en la Península de la Universidad de Chapingo, Licenciado Manuel Negrete Quijano, para conocer una versión y postura oficial de esta Casa de Estudios, propiedad de la Nación. De igual forma, aunque sin muchas expectativas, intentamos consultar detalles con el director del IVEY, Carlos Viñas Heredia, pero nos ha evadido como ya es su costumbre desde que destapamos la cloaca en esa institución.

En el ejercicio de nuestra labor de investigación periodística, protegida por el artículo 7º constitucional, el hostigamiento y amenazas de autoridades corruptas y empresarios mafiosos nos motiva a redoblar esfuerzos, a efecto de mantener informado al pueblo de los mega-fraudes que cometen en su perjuicio estos personajes que ya presentan aires de realeza por su abuso de poder.

Seguiremos apoyando incondicionalmente a los legítimos propietarios despojados, especialmente a los sectores más vulnerables, como es el caso de los ejidos, caiga quien caiga.

SONY DSC
Compartir en:

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *