Compartir en:

MERIDA, YUCATAN, 10 de febrero de 2022.- Los resultados presentados en el III Informe del gobernador Mauricio Vila Dosal  son opacos y las comparecencias de funcionarios de su gabinete  no han contribuido a clarificar datos o disipar dudas, ya que han sido omisas en ocasiones o con respuestas evasivas, aseveró  el coordinador de la fracción parlamentaria del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Gaspar Quintal Parra.

Al hacer uso de la tribuna, el legislador observó que el análisis de la glosa del informe se constituye como una oportunidad de hacer una evaluación seria y objetiva de los resultados obtenidos por los planes y programas aplicados en el periodo que se informa, pero lamentablemente no resulta posible debido a la falta de indicadores y opacidad en su contenido.

“No es exagerado decir, que se dificulta afirmar si todo está mal o sí algo está bien en la administración estatal, en virtud de que los datos contenidos en el informe no son congruentes con lo previsto en el Plan Estatal de Desarrollo 2018-2024”, precisó.

Sostuvo que el informe presentado no permite conocer con individualidad y en su totalidad sí a tres años de gestión, las metas previstas se encuentran en un nivel de avance de al menos el 50%, como parámetro para reconocer el cumplimiento de compromisos previstos.

Quintal Parra apuntó que el sistema de medición mediante el cual se informa consiste, prioritariamente, en indicadores de gestión y desempeño, mismos que se refieren a la operación y a las actividades del día a día, como la forma más básica de informar y dar seguimiento a las acciones públicas.

Mencionan únicamente –continuó–, el número de personas beneficiarias y una diferencia entre mujeres y hombres, pero no el porcentaje de la población que representan, es decir, qué porcentaje de la demanda social es atendida y cuanto de ésta falta por escuchar; sí se alcanza la inclusión de grupos históricamente vulnerables; hacía donde fue dirigida la acción gubernamental; y cómo se encaminan las acciones públicas y el gasto para fomentar un mayor bienestar en la población.

Enfatizó que los documentos presentados carecen de indicadores de resultados para poder reconocer los avances previstos en el Plan Estatal de Desarrollo 2018-2024, comparar cómo estábamos al principio de la administración y cómo estamos hoy, para que, en forma objetiva y no discursiva, saber sí existe o no, una mejora en la calidad de vida de los yucatecos, derivada del impacto de las acciones realizadas de los programas aplicados.

“Son opacos los resultados presentados, y las comparecencias de funcionarios han sido, en ocasiones, cuando menos omisas, ante la falta, poco concisa o evasiva de respuesta”, advirtió.

El diputado priista remarcó que, en su conjunto, el informe está conformado más bien en líneas discursivas, datos inconexos, en el mayor de los casos, enunciativos, que no generan información real que permita realizar una evaluación objetiva del ejercicio de este gobierno.

Por lo tanto –estableció–, podemos sostener que esta administración, no ha consolidado la implementación de una gestión basada en resultados y es imposible afirmar, que se realiza un verdadero ejercicio de rendición de cuentas, ya que, como se ha mencionado con anterioridad, la forma en la que se presenta el informe de gobierno, dificulta una evaluación objetiva que permita concluir sí se cumple con la legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad, eficacia y efectividad  en el ejercicio de los recursos públicos, de parte del Ejecutivo Estatal, como premisa fundamental para el cumplimiento de la obligación de rendir cuentas.

“Lo anterior, representa, sin duda, un detrimento a la democracia, pues la rendición de cuentas, no sólo obliga a generar información y ponerla a disposición de este Congreso y de la ciudadanía, sino que implica  que implica una vinculación con los argumentos, la justificación de actos y decisiones de gobierno; así como la exigencia de mecanismos preventivos, correctivos y de mejora de las políticas y prácticas institucionales”.

Quintal Parra dijo que, en conclusión, el texto del informe y el resumen presentado, no cuentan con los indicadores necesarios para medir cambios, evaluar los resultados y el impacto de las intervenciones gubernamentales en la realidad social, imposibilitando de esa manera, la implementación de un sistema de mejora continua de la gestión de gobierno, además de impedir el conocimiento del avance de todas las metas previstas en el Plan Estatal de Desarrollo 2018-2024, con la consecuente falta de una verdadera rendición de cuentas por parte del Ejecutivo Estatal.

Por último –subrayó–, se requiere escuchar y atender las demandas de la sociedad civil, dialogar con ella, y no solo con quienes son afines, hacer eficiente el reclamo de justicia de mujeres y hombres, erradicando prácticas que vulneran los derechos fundamentales, a fin de alcanzar un verdadero sistema de gobernanza en Yucatán.

Compartir en:

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *