Compartir en:

VALLADOLID, YUCATAN, 19 de diciembre de 2020.- Por segunda ocasión en 20 años, el acaudalado empresario local Liborio Vidal Aguilar, renunció hoy otra vez a las filias del Partido Revolucionario Institucional, (PRI) lo cual comunicó al presidente estatal del tricolor, Francisco Torres Rivas, a través de una misiva difunida hoy por el portal www.misnoticias.com

En el documento, el también ex alcalde de Valladolid y ex diputado federal señaló que la militancia en un partido no puede ser ciega o incondicional. Por encima de las lealtades a estructuras políticas, estará siempre la lealtad inamovible con los principios de servicio a la ciudadanía, la búsqueda del bien común y la preservación del orden democrático y la pluralidad.

También expresa que “tenemos la obligación moral de asegurarnos que nuestra filiación partidista corresponda efectivamente con los verdaderos anhelos de la población y con los dictados de nuestra conciencia. Eso es esencial para que la actividad pública no se convierta en una simple búsqueda del poder”.

Anticipó que continuará con el servicio a la colectividad y a la sociedad yucateca con la filosofía personal de honestidad, compromiso social con los que menos tienen, impulso a quienes quieren salir adelante y respeto a las opiniones de la ciudadanía.

Vidal Aguilar agregó: “En consecuencia, seguiré aportando a nuestra sociedad como empresario, ciudadano con experiencia en los temas públicos y un yucateco que quiere ver a su estado transitar por mejores caminos”.

En su dimisión a las filas priístas el popular Libo manifestó: “Nuestra tierra puede y debe ser mejor, esa tarea es permanente más allá de colores o ideologías. Mi único interés en la política es servir a todos por igual”.

Es importante recordar Vidal Aguilar llegó a la presidencia municipal de Valladolid en 1991 cobijado por el PRI,  en medio de un escándalo electoral en el cual, el aspirante del Partido Acción Nacional, Dr. Justo Herrera Silva (+) denunció abierto fraude en las urnas lo cual derivó en protestas callejeras por parte de los blanquiazules, quienes armaron un mayúsculo zafarrancho y muchos de ellos, incluso Herrera Silva, fueron a parar en el “tambo”.

También es oportuno señalar que en 1998, Libo resultó electo diputado estatal por el XI distrito con cabecera en la Sultana del Oriente y ante la sorpresa de todos, en el 2000  abandonó al tricolor para declararse legislador “independiente” y tiempo después se enroló en el Partido de la Revolución Democrática (PRD), al cual también dimitió para meterse al Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y en años recientes retornó al PRI.

Compartir en:

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *