Compartir en:

MERIDA, YUCATAN, 1 de mayo de 2021.- Con pocos recursos, pero con una gran entrega, creatividad y entusiasmo, Adriana Vargas León despliega su campaña política en pos del voto ciudadano en el IV distrito electoral federal con cabecera en esta ciudad, en el cual ella enarbola el pendón del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Ella además es Antropóloga y empresaria de la comunicación, con una amplia experiencia en lides políticas desde 2004 cuando ingresó a las filas del Sol Azteca convencida de que desde allí puede desarrollar sus inquietudes de servir a sus paisanos y hacer algo por la gente que menos tiene y los grupos vulnerables.

Para la aspirante de la izquierda no es nuevo resolver problemas comunitarios, pues a través de sus más de 25 años de periodista, se acostumbró a recabar reportes vecinales de baches, fugas de agua potable, interrupción de la energía eléctrica, lámparas del alumbrado público apagadas postes dañados o a punto de caer y basura en la calle.

Y sin tener cargo público alguno, de inmediato reporta estas anomalías a las instancias correspondientes donde la conocen y de inmediato se resuelven, sin mayores trámites burocráticos o pérdidas de tiempo, ante el beneplácito de los afectados.

En la presente campaña, Adriana aplica esa metodología de servir a los meridanos y mientras sus adversarios sólo ofrecen y toman nota de los asuntos que les expone el público, ella los atiende en caliente e in situ, sin esperar a que gane la contienda.

Ahora en el IV distrito federal electoral no va con grandes caravanas, no usa anuncios espectaculares, tampoco contrata espacios pagados en los medios, porque cuestan mucho  y por ello, lamenta el enorme dispendio de dinero que derrochan los otros, que no sale de la bolsa de éstos, sino del erario, o sea de los impuestos que pagamos todos los mexicanos.

Las jornadas cotidianas de Vargas León son intensas y extenuantes, empiezan desde muy temprano y las realiza conforme a su agenda programada, la acompañan solo tres colaboradores y ocasionalmente la apoya un coche con altavoces para perifonear y lo jóvenes de una batucada.

No tiene asistentes ni cuch portafolios, coloca en su espalda un bulto con una pequeña bocina y micrófono en mano recorre las calles de su demarcación invitando a los colonos para que voten por ella y por el candidato tricolor a la alcaldía meridana, Jorge Carlos Ramírez Marín, quien también lo es por el PRD.

Los miembros de este módico equipo de campaña desayunan, almuerzan o cenan en la vía pública y ninguno se raja o se queja, pues están conscientes de que sí llega a San Lázaro, hará cosas muy distintas a favor de los yucatecos.

Compartir en:

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *