Compartir en:

MERIDA, YUCATAN, 17 de enero de 2022.- Académicos piden a las autoridades de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) que salde su deuda histórica y le rindan un merecido homenaje póstumo al  Efraín Calderón Lara, mejor conocido como “El Charras”,  considerado mártir del proletariado yucateco. 

El pasado 10 del mes en curso, entregaron una carta dirigida al Rector de la Máxima Casa de Estudios, Dr, José de Jesús Williams, donde solicitan este reconocimiento y homenaje póstumo a Calderón Lara, egresado de la Facultad de Derecho y destacado luchador de los derechos de los obreros yucatecos. El documento está  firmado por académicos, universitarios, trabajadores, estudiantes, etc.

Este febrero próximo se cumplirán 48 años de su asesinato, por lo que esperan que las autoridades de la Alma Máter decidan reconocer la memoria de este luchador social y no sigan ocultado su legado y lucha a favor de la gente que menos tiene y defensor a ultranza de los derechos laborales. 

El arqueólogo, Alfredo Barrera Rubio, director del Centro de Estudios e Investigaciones Sociales y Culturales “Efraín Calderón Lara” (CEISC), uno de los promotores de este iniciativa junto con el activista y luchador social, Pedro Quijano Uc, comentó que la importancia de que se rinda esta reconocimiento es porque fue un egresado de la UADY quien aplicó sus conocimientos para el beneficio de la clase trabajadora. 

Esto, según destacó, lo hizo de acuerdo a ley, no como un guerrillero, en una época donde había un monopolio férreo del Estado hacia los trabajadores y no había autonomía sindical.  “Es un ejemplo lo que debe ser un profesionista universitario: aplicar sus conocimientos de manera desinteresada al servicio de la comunidad”, manifestó. 

Apoyó a los trabajadores para que puedan organizarse, crear sus sindicatos independiente con el fin de tener un empleo digno con prestaciones básicas que marcaba a la ley. “Su legado principal es su lucha, aplicando la ley”, afirmó. 

El investigador indicó que la herencia de “El Charras” ha sido invisibizada por las autoridades universitarias, pues luego de su asesinato se generó un movimiento obrero – campesino – estudiantil que paralizó a la entonces Universidad de Yucatán (UDY). Se le puso su nombre al teatro anexo al edificio central; sin embargo, cuando fue Rector Alvaro Mimenza Cuevas  se borró el nombre de aquel en dicho recinto, lo bautizaron como “Felipe Carrillo Puerto”.

También la comunidad estudiantil colocó una placa conmemorativa a un costado de la puerta del oficio central, y la retiraron. “Todo lo que se hizo para honrar su memoria fue borrado por las autoridades universitarias”,  manifestó Barrera Rubio. 

“En estos años, precisó, no hubo ningún intento por parte de la UADY por reconocer su labor y su lucha: hay indiferencia hacia los valores universitarios, ya que, según expuso, se han otorgado otros reconocimientos a extranjeros, académicos, entre otros. ya que se han otorgado otros reconocimientos a extranjeros y académicos”. 

“Ante este desdén, varios académicos y personas que formaron parte de los movimientos estudiantiles de  1974, junto con Calderón Lara, fundaron el CEISC para honrar su memoria y que no pase desapercibida su labor”, subrayó. 

Consideró que es un buen momento para que la universidad incluya dentro sus actividades por los 100 años de su fundación algún reconocimiento a Calderón Lara que podría ser un homenaje, una develación de una placa alusiva o que se le ponga su nombre a alguna biblioteca o auditorio de la UADY. 

Incluso han emprendido una campaña a través de la plataforma Change.org para que más gente se sume a esta petición, hasta este 14 de enero llevan 485 firmas. (Abraham Tun Bote)

Compartir en:

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *