Compartir en:

Arquidiócesis de Yucatán

#EvangelioDelDía

Marcos 3,1-6.

Jesús entró otra vez en la sinagoga y estaba allí un hombre que tenía la mano paralizada.

Algunos lo vigilaban para ver sí lo sanaba en sábado y así acusarlo.

 Dijo Jesús al hombre de la mano paralizada: «Levántate y ponte en medio».

Y les preguntó a ellos: «¿Qué está permitido en sábado? ¿Hacer el bien o el mal? ¿Salvar la vida o dar muerte?».

 Ellos callaban. Entonces los miró indignado, aunque dolorido por su obstinación y dijo al hombre: «Extiende la mano».

El hombre la extendió y su mano quedó sanada. Los fariseos salieron inmediatamente y deliberaron con los herodianos cómo acabar con Él.

Palabra del Señor.

Compartir en:

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *