Compartir en:

MERIDA, YUCATAN, 28 de julio de 2021.- Después de que lo encontraron penalmente responsable de los delitos de homicidio calificado y lesiones calificadas, L.A.U.T. fue sentenciado a 40 años y ocho meses de prisión por la muerte de un chiquillo de cuatro años de edad y las lesiones de su hermano de seis, hechos ocurridos en julio del año 2020 en un predio del fraccionamiento Dzoyolá, Kanasín.

A través del trabajo coordinado entre la Fiscalía General del Estado (FGE) y la Procuraduría de Protección a Niñas, Niños y Adolescentes (PRODENNAY), se obtuvo una sentencia condenatoria histórica en contra de un hombre y una mujer por los delitos de homicidio de un niño y el encubrimiento de este delito respectivamente.

La Fiscalía General del Estado (FGE) presentó las pruebas forenses, testimoniales, documentales y periciales, que permitieron al Tribunal Segundo de Juicio Oral decretar el fallo condenatorio por los delitos imputados.

En audiencia celebrada ayer 27 de julio, el Tribunal Segundo de Juicio Oral, dictó una sentencia de 40 años y 8 meses de prisión, el pago de reparación de daño por $1 millón 742 mil 812 pesos, sin el beneficio de sustitución de pena a Luis “N” por homicidio calificado y lesiones en contra de la víctima.

Durante la audiencia celebrada en el Centro de Justicia Oral, también se condenó a S.M.M.B., madre de los menores, quien fue encontrada penalmente responsable del delito de encubrimiento, imputado por esta representación social al confirmarse que tenía conocimiento del maltrato sufrido por sus vástagos a manos del sentenciado, quien es su pareja sentimental, por lo que la acusada deberá purgar una pena de seis años y tres meses de prisión.

También se dictaron 80 mil  pesos de reparación de daños, así como, la pérdida de los derechos de familia, sin beneficio de sustitución, a MAYTÉ “N”, madre de la víctima, por encubrimiento del agresor.

De acuerdo con un comunicado del Gobierno del Estado, este fallo condenatorio, sienta un precedente histórico pues es la pena máxima que se ha otorgado contra el agresor de una niña, niño o adolescente. Asimismo, se logró que se responsabilice a la madre de la víctima por el delito de encubrimiento.

De acuerdo con la información reunida por los especialistas de la FGE, los hechos ocurrieron en el predio familiar ubicado en el citado fraccionamiento, donde, entre los meses de febrero y junio del año pasado, el sentenciado golpeó en repetidas ocasiones a ambos menores y a consecuencia de las lesiones provocadas al de cuatro años, éste falleció por un traumatismo abdominal cerrado, tal como dictaminó un perito del Servicio Médico Forense de la FGE, tras la necropsia realizada por los hechos ocurridos el cinco de julio del año 2020.

La investigación arrojó que el otro menor, de seis años, resultó con lesiones que fueron catalogadas como aquellas que tardan menos de 15 días en sanar, pero que dejaron cicatrices en el cuerpo de la víctima.

Compartir en:

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *