Compartir en:

AKIL, YUCATAN, 14 de mayo de 2021.- Una parte de la maquinaria de la juguera ubicada en este poblado sureño está embargada por la sentencia de un juicio mercantil que promovió el citricultor y presidente del Consejo Citrícola Yucateco, Lorenzo Alvarado  Sosa, por una deuda de 4 millones de pesos.

Pero esa plata, según consideró Alvarado y Sosa, quizá ya se cuadriplicó por los costes que ha generado el incumplimiento del fallo que emitió el Juzgado Segundo Mercantil respecto al expediente 1776/2016.

Para garantizar la cantidad demandada, el promovente informó que ya preparó un equipo de mecánicos y grúas para desmantelaruna parte de la maquinaria y equipos, la cual vendería para cobrar la deudade dicha agroindustria, cuyas instalaciones fueron inauguradas en 1978 por el presidente José López Portillo y desde su creación se ha visto envuelta en robos, saqueos y malos manejos por parte de sus directivos.

Sin embargo, Alvarado Sosa dijo todavía no ejecuta el aseguramiento porque el Gobierno del Estado se niega a proporcionar la fuerza pública para cumplir el exhorto del juzgado.

Compartir en:

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *