Compartir en:

CHICXULUB PUEBLO, YUCATAN, 14 de noviembre de 2020.-

Un vecino de esta cabecera municipal denunció que fue levantado, torturado e incomunicado por más de dos días por policías municipales y personal de la Fiscalía General del Estado (FGE), los cuales lo tuvieron incomunicado desde las 6 de la mañana del miércoles pasado hasta las 3 de la tarde de ayer viernes, con diversas lesiones en la cara y cuerpo.

Se trata de CARLOS CUA SULU, de 34 años de edad, quien narró que ese día salió a trabajar temprano como chofer de la plataforma Uber, con rumbo a la ciudad de Mérida y

al pasar por una calle de la población vio un cable de alta tensión tirado en la calle, de modo que se lo dijo a unos policías municipales y pidió que lo retiren para evitar accidentes.

Los uniformados que estaban a bordo de una patrulla le respondieron que no son electricistas y acto seguido, se acercaron a su vehículo, lo rodearon y le pidieron su documentación y  que me baje del auto automóvil. Como no había cometido algún delito, accedió a descender y fue cuando se pusieron violentos y lo subieron a la unidad policíaca.

Relató que otra patrulla llegó con más elementos y lo llevaron a las afueras del poblado por  el cementerio, y se internaron en una brecha junto a la antigua vía del tren donde lo colgaron de un árbol y lo golpearon en todo el cuerpo, además de que lo asfixiaron con una bolsa de plástico, le echaron agua en la nariz y, como si no fuera suficiente, le bajaron los pantalones y le dieron choques eléctricos en los genitales.

Agregó que luego de una hora de estar colgado del árbol, lo bajaron y lo tiraron en un charco de agua mientras se reían y lo humillaban, posteriormente lo volvieron a subir a la patrulla para trasladarlo a la FGE en Mérida, donde lo metieron a una celda, acusado de ataque a servidor público y daños al vehículo policíaco.

“Estuve detenido desde el 11 de noviembre en la mañana y apenas ayer en la tarde recuperé mi libertad, porque no tenían nada contra mí”, dijo.

Señaló que ha tenido diferencias con la alcaldesa, GUADALUPE CANTO ALE y considera que por ello “le traen filo” los agentes, pues cuando lo golpeaban en la patrulla le dijeron que era “por órdenes de arriba”.

“Los elementos que me golpearon me amenazaron a mí y a mi familia sí no firmaba en la FGE un papel en blanco y sí me atrevía a denunciarlos”, apuntó.

Mencionó que durante la golpiza estuvo presente el director de la Policía Municipal de Chicxulub Pueblo, ISMAEL CAAMAL y señaló al agente SAUL LORIA, originario de Ixil, como el policía que se ensañó con él.

Precisó que en los hechos hubo alrededor de 15 elementos a bordo de dos unidades. No los conoce a todos porque varios provienen de diferentes pueblos, pero ya tienen varios señalamientos por robos en la zona.

“El comandante y la Policía de aquí se dedican a robos a propiedades y ranchos que están apartados de la población, la gente lo dice y los señala”, indicó. (Fotos: PresidioMx).

Compartir en:

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *