Compartir en:

MERIDA, YUCATAN, 15 de mayo de 2022.- Desde su creación en 1972, el Instituto del Fondo Nacional para la Vivienda de los Trabajadores (INFONAVIT) ya entregó 12 millones de créditos a igual número de familias de nuestro país, las cuales poseen una casa y un patrimonio.

Así lo expuso hoy el Secretario General y Jurídico de aquel organismo federal, Rogerio Castro Vázquez, en la ceremonia que se realizó esta mañana para conmemorar el L aniversario del inicio de actividades del mismo, que se llevó a cabo en la cancha de usos múltiples del fraccionamiento “Wallís”, al oriente de la urbe meridana.

En presencia de los colonos del lugar y de otros funcionarios y empresarios locales relacionados con el ramo de la vivienda, Castro Vázquez destacó las bondades del INFONAVIT al otorgar financiamientos a los empleados públicos y particulares, los cuales junto con sus patrones aportan un porcentaje mensual para reunir los recursos suficientes y así poder cumplir con sus objetivos.

Destacó que en la capital yucateca el primer desarrollo habitacional que se construyó a través del INFONAVIT fue “Wallís”, que consta de 140 casas que en aquella lejana época costaron entre 19 mil y 20 mil pesos para pagar en 8 años y posteriormente surgieron “Pacabtún”, “Los Vergeles” y “Fidel Velázquez”.

También mencionó que en esta administración se reestructuraron 300 mil financiamientos que se concedieron en salarios mínimos los cuales aumentaban conforme se incrementaba el sueldo de los beneficiarios y de esta manera se volvían impagables, que fueron diseñados durante los gobiernos neoliberales.

Por cierto, el evento comenzó más de una hora después de lo programado, estaba previsto para las 10 de la mañana e inició a las 11.10, pues Castro Vázquez se caracteriza por llagar a sus compromisos con marcada impuntualidad y lo más triste es que no ofrece ninguna disculpa al público por su tardanza.

Así mismo, llamó la atención que al estilo de los actos príistas, en este del INFONAVIT se repartieron tacos de cochinita y refrescos entre los presentes a los cuales no les importó hacer largas colas bajo los inclementes rayos del sol con el fin de obtener un platito con tres taquitos.

Compartir en:

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *