Compartir en:

.-

MERIDA, YUCATAN, 5 de febrero de 2022.- Una familia que vive en el puerto de Progreso fue víctima de un fraude por parte de una agencia de viajes “patito”, pues pagó casi 100 mil pesos por un paquete para visitar varios países de Europa, pero al intentar viajar, los empleados de la compañía presuntamente contratada dijeron no saber nada al respecto.

Los informes a la mano indican que lo anterior ocurrió en junio de 2018 y según la quejosa,  una tal DALIA M.P.T., por medio de un anuncio en un diario local se enteró que la agencia de viajes de marras ofrecía una promoción para recorrer varios destinos del Viejo Continente por lo que acudió a dicho  negocio ubicado en la unidad habitacional “Revolución” (ex Cordemex) en esta ciudad en pos de más informes.

En este sitio se entrevistó con una señora que dijo llamarse LAURA N.V., la cual se ostentó como vendedora y socia del negocio, con quien pactó lo de la travesía por la suma de 83 mil 290 pesos con fecha de salida en agosto del mismo año desde Cancún, Quintana Roo, con destino a Madrid, España.

Para cerrar el acuerdo, la incauta le entregó a la vival 44 mil 400 pesos y el saldo lo liquidaría una semana antes del anhelado viaje, por lo cual recibió un comprobante por la plata otorgada, pero además, le enjorquetaron un seguro de viajero por 6 mil 876 pesos y un servicio para tener guías clase VIP durante los paseos, que le costó 7 mil 200 pesos más.

Pero resulta que al llegar con dos acompañantes en la fecha acordada a la terminal aérea de Cancún, en la aerolínea Iberia le informaron que no estaba registrada en la lista de viajeros, de manera que encabritada y sacada de onda llamó a la supuesta empresaria quien con lujo de cinismo le respondió que quizá hubo alguna confusión y le pidió retornar a Mérida para resolver el asunto.

El caso es que desde entonces el caso sigue igual, la presunta defraudadora no le reembolsa su plata y se esconde, por lo que la afectada interpuso en el Ministerio Publico una denuncia por fraude y al comprobarse que sí cometió tal delito, la Jueza de Control, Elsy del Carmen Trujillo Segura giró la orden de aprehensión respectiva.

Al comparecer ante Su Señoría, la acusada admitió el hecho y como no es delito grave, la Jueza le impuso las medidas cautelares de no salir del Estado, someterse a vigilancia y firmar periódicamente. En otras palabras, la dejaron libre, previo compromiso de devolver la lana.

0 comentarios

Compartir en:

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *