Compartir en:

CHICXULUB PUERTO (Municipio de Progreso, Yucatán), 22 de agosto de 2020.- Sin importar que están prohibidas las fiestas por las normas sanitarias de la pandemia del mortal coronavirus, numerosos jovenzuelos de familias ricas armaron hoy un tremendo reventón en una  residencia veraniega de lujo ubicada a la altura del cocal “Josefina”, en este puerto.

Los informes a la mano indican que la mega pachanga comenzó desde el mediodía con música a todo volumen y bebidas alcohólicas y según los vecinos, conforme transcurría la reunión, subía el nivel del ruido, carcajadas y  gritos desaforados de los asistentes, que son hijos de familias meridanas pudientes.

En razón de lo anterior, al filo de las 21.00 horas, las familias que viven en las inmediaciones decidieron llamar al 911 para reportar el escándalo que se generaba en aquella mansión y poco después llegaron varias unidades de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) cuyos tripulantes hablaron con los fiesteros y les ordenaron que cese la diversión.

Luego de una larga discusión entre los uniformados y los mozalbetes, pues éstos, se negaban a acatar lo dispuestos por aquellos, so pretexto que sus papás son poderosos e influyentes, apagaron las bocinas y los policías se marcharon, pero al poco rato retornó la música y la fiesta continuó sin mayores contratiempos.

Compartir en:

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *