Compartir en:

MERIDA, YUCATAN, 21 de diciembre de 2020.- Una pachanga familiar en la que hubo alcohol a raudales, terminó en tragedia cuando dos hermanos riñeron por efectos del trago y uno de ellos mató al otro al partirle la cabeza con un machete tras lo cual se “peló” sin que hasta el momento se conozca su paradero.

Los informes a la mano indican que este hecho de sangre se registró hoy en la madrugada en un predio sin número de las calles 50 por 165 de la colonia “Plan de Ayala Sur”, de esta ciudad donde anoche se reunieron varios parientes para embriagarse, pero al filo de las dos de la madrugada se agotaron las cervezas y algunos de los beodos decidieron ir a comprar más con un clandestino.

En la casa se quedaron los hermanos Luis Alberto y Adolfo Arceo Cruz, de 52 y 51 años de edad, respectivamente quienes se acordaron de viejas rencillas entre ambos y discutieron, pero Adolfo perdió el control, tomó un machete que estaba colgado en la pared, le asestó varios tajos en la testa a su pariente, el cual cayó muerto en medio de un charco de sangre y luego huyó.

Cuando los otros retornaron con las chelas detectaron el cadáver y de inmediato llamaron al 911 para pedir la presencia de los agentes de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) quienes llegaron en caliente para constatar el hecho y sin preámbulos avisaron a los empleados del Ministerio Público y del Servicio Médico Forense de la Fiscalía General del Estado (FGE) para que realicen las diligencias legales correspondientes.

Compartir en:

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *